post

6 razones para realizar ejercicio

ejercicio

Mantener una vida saludable es casi una obligación en este época dominada por el sedentarismo. Y es que el ejercicio o practicar una actividad física no sólo aleja a la obesidad de nuestras vidas, sino que también previene enfermedades y mejora la calidad de vida de las personas en diferentes aspectos. Ahora podrás conocer algunos de sus beneficios.

  • Ayuda al sueño: La gente duerme mucho mejor y anda más alerta durante el día si hace por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado a la semana. Esto fue lo que demostró un estudio hecho en Estados Unidos, con una muestra de 2.600 hombres y mujeres de entre 18 y 85 años de edad. Quienes se ejercitaron reportaron un 65% de mejor calidad de sueño que los que no hicieron ejercicio.

  • Ayuda a la salud mental: Algunos estudios han demostrado que las personas físicamente activas tienen menos tasas de ansiedad y depresión que las personas sedentarias. Por el contrario, la inactividad se asocia con el desarrollo de trastornos psicológicos.

  • Potencia las capacidades intelectuales: El ejercicio estimula la concentración, el aprendizaje y la memoria. Esto sucede porque se liberan sustancias químicas en el cerebro que activan la proteína BDNF, que genera e incrementa las conexiones neuronales. El rendimiento académico y la actividad física están ligadas estrechamente concluyó también un estudio de la universidad de Georgia. De acuerdo con esto, el ejercicio mejora significativamente el desempeño cognitivo en niños con sobrepeso. Notas más elevadas en matemáticas, aumento en la capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones fueron los progresos que se registraron.

  • Protege el cerebro: Hacer una actividad física de intensidad moderada reduce un 40% el riesgo de desarrollar demencia vascular y en un 60% el deterioro cognitivo. Además, no se requiere mucho esfuerzo, pues con sólo 30 minutos al día, tres veces por semana es más que suficiente.

  • Previene enfermedades: El ejercicio disminuye el riesgo de patologías cardiacas y de accidentes cerebrovasculares. Además, puede bajar la presión arterial y los niveles de colesterol alto, junto con reducir el riesgo de desarrollar síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

  • Controla el peso y sube el autoestima: La reducción de la grasa corporal aumenta y mejora considerablemente el autoestima de la persona, al punto de elevar la confianza y la percepción que tiene sobre sí misma en cuanto a su atractivo físico.