post

Psicología deportiva: ¿Cómo superar un ataque de ansiedad?

ansiedad

Un evento deportivo es sinónimo de varias emociones. Por un lado se encuentra el nerviosismo que pueden generar este tipo de eventos y por otro lado, también pueden llevarnos a presentar cuadros de ansiedad por todo lo que significa. Y es que la sensación de ansiedad tiene que ver con que se aproxima un evento en el cual estamos involucrados y percibimos la posibilidad de una consecuencia negativa, por lo que anticipamos cierta emocionalidad negativa asociada a la consecuencia, por lo que se identifica eso como algo amenazante.

Si se produce esto, entonces el cerebro activa un sistema de huida, que permite escapar adecuadamente: incremento de la tasa cardiaca, aumento de la tensión sanguínea, aumento de la segregación de adrenalina, contracción pupilar, contracción o dilatación de los esfínteres digestivos, tensión muscular, reducción de la amplitud temporal. Todo esto genera una sensación desagradable de pérdida de control, asfixia, tensión, bloqueo, taquicardia e incluso la sensación de muerte. Hay que tener presente que cada persona puede presentar diferentes síntomas e intensidades.

¿Qué se puede hacer ante un ataque agudo de ansiedad?

Lo primero que podemos hacer es reducir esta actividad fisiológica generalizada que acabamos de describir, esto, mediante técnicas de relajación. Una buena alternativa es utilizar la respiración con contención y reabsorción de dióxido de carbono (CO2), ya que es sencilla, eficaz y rápida, impidiendo también la posible hiperventilación.

Esto se puede hacer de la siguiente manera: se respira lentamente por la nariz, hasta que no quede aire en los pulmones. Cuando ya no quede nada de aire en los pulmones se contiene la respiración durante 5 a 7 segundos para luego expulsar el aire soplando, de manera que le cueste salir. Esto deberá repetirse hasta que se calmen los síntomas de la activación. Hay que retener la respiración puesto que, si no, existe el peligro de hiperventilarse. Otra forma es hablarse a sí mismo pidiéndose calma, tranquilidad y control.