post

¿Cuáles son los beneficios de los deportes para los adolescentes?

deporte

La práctica del deporte es buena para la mayoría de las personas y en el caso de los adolescentes, aún más. No sólo ayudará al desarrollo de su organismo que es tan importante en esta etapa de la vida, sino que también servirá para prevenir hábitos que son perjudiciales, como el consumo de drogas o el alcohol.

Por otro lado, existen muchos más beneficios físicos que posee la práctica deportiva, en la formación del carácter de las personas. La adolescencia es uno de los períodos más complejos de las personas, por lo que realizar una actividad física puede ayudar en muchos aspectos al desarrollo de su personalidad.

Y es que son muchos los beneficios físicos y emocionales de practicar deporte que lo hacen una opción que no se puede desechar. Está comprobado que el ejercicio físico practicado con regularidad ayuda a prevenir importantes enfermedades como la obesidad, la osteoporosis o los trastornos cardíacos.

Además, hay distintos deportes entre los cuales pueden escoger los más jóvenes, los cuales veremos a continuación:

  • Deportes de equipo: Sobre todo en el caso de chicas o chicos que tengan pocos amigas o amigos o alguna dificultad para relacionarse, impulsarlos a practicar algún deporte en equipo puede ayudarlos a resolver este conflicto.

  • La elección es solamente suya. Lo ideal es que escoja algo que a él le guste, si no es así, será mucho más difícil que sea constante en su práctica.

  • Seguimiento médico: Es bastante aconsejable que los adolescentes que practican un deporte tengan un seguimiento médico adecuado. En el caso de deportes de competición esa condición será obligatoria.

  • Alimentación: Sea cual sea el deporte elegido es fundamental cuidar la alimentación de los adolescentes cuando aumentan su actividad física.

Lo ideal es hacer al menos treinta minutos diarios de algún tipo de ejercicio físico. Una actividad de estas características podría ser correr, andar en bicicleta, nadar, etc, que hace trabajar el corazón entre un 55% y un 85% de sus pulsaciones máximas.