post

Consejos prácticos para aliviar el dolor de rodilla

Un síntoma común al hacer deporte, tanto en deportistas profesionales como los aficionados, es sentir dolor de rodilla, el cual puede ser producto de un mal movimiento, una lesión congénita, enfermedad o bien, producto del sobreesfuerzo.

Esta es una de las articulaciones que se resiente con más frecuencia, ya que prácticamente todos los días debe soportar diferentes movimientos y por cierto, el peso completo del cuerpo, sufriendo un desgaste natural que con la edad, se va agravando, sobre todo cuando no se le cuida.

Y es importante poner atención cada vez que sintamos molestias en ella, ya que además de haber posibles lesiones, también pueden desarrollarse enfermedades graves, como la tendinitis crónica, artrosis o artritis… y en cuanto a las lesiones, una rotura de meniscos o del ligamento cruzado anterior no son cosa sencilla.

Pero no todos los dolores son así, algunos son pasajeros y no requieren la atención de una especialista, por lo cual es bueno tener en cuenta, algunos métodos sencillos pero efectivos para disminuir el dolor de rodilla.

Instrucciones para aliviar el dolor de rodilla

  1. Dolor de rodillasHielo: aplicar frío en la articulación cuando esté inflamada, es el método más conocido y a la vez, uno muy eficaz. Es importante eso sí, que al aplicar hielo, este no entre en contacto directo con la piel, lo mejor es cubrir la bolsa de hielo o compresa fría con una toalla o paño.
  2. Calor: en el caso de dolores crónicos sin inflamación, aplicar calor con una bolsa de agua caliente o compresas calientes será perfecto para aliviar el dolor.
  3. Aceites: el aceite de oliva es un desinflamante natural y estimula la circulación sanguínea, por ende es ideal aplicar un masaje con esta sustancia un par de veces, en la mañana y en la noche. Otro aceite que ayuda es el de coco, que permite aliviar los dolores articulares.
  4. Repollo: así como los aceites de oliva y coco, las hojas de repollo también son un antiinflamatorio natural; para usarlas, deben molerse y colocarse sobre la articulación, para luego cubrir con una venda o rodillera.
  5. Hierbas: un té de jengibre o de manzanilla, también ayudará a reducir la inflamación, así como aportar otros beneficios a la salud en general.
  6. Ejercicio: suena contradictorio, pero lo cierto es que para aliviar un dolor, hacer ejercicios de bajo impacto también ayudará a reducir las molestias; importante es utilizar un calzado cómodo para mayor comodidad y menos riesgo de lesiones más severas.

Recuerde que estos métodos serán efectivos solo si las molestias son de carácter pasajero; si nota que el sufrimiento no disminuye, lo mejor para aliviar el dolor de rodilla es acudir a un médico o traumatólogo para evaluar el caso en particular y recibir el tratamiento adecuado para esto.