3 Lesiones musculares más comunes en deportistas

espasmos_musculareLa práctica de cualquier deporte, o actividad física en general, demanda mucho sacrificio y condición para no sufrir las consecuencias propias del esfuerzo que exigimos a nuestro  cuerpo. En los deportistas, tanto aficionados como de alto rendimiento, las lesiones musculares son algo muy frecuente y pueden convertirse en un problema que los mantiene en permanente trabajo kinesiológico.

Por ejemplo, en el caso de los futbolistas, las lesiones más comunes suelen afectar a tres grupos musculares específicos: Músculo cuadriceps (parte anterior del muslo), músculos isquio-tibiales (parte posterior del muslo) y músculos gemelos y soleo (parte posterior de la pierna).

El trabajo de fisioterapia que se realiza para la rehabilitación de cualquiera de etas lesiones es muy importante para asegurar que el músculo vuelva a funcionar de la forma correcta. Hablando concrétamente de las lesiones, en el deporte nos podemos enfrentar a todo tipo de molestias, pero las más comunes son:

Contusión muscular: esta se produce por una fuerza externa ejercida con mucha presión sobre el músculo, no afecta las fibras musculares pero sí al tejido conjuntivo que rodea al músculo. Los síntomas se presentan como una inflamación que puede, o no, presentar hematoma, con dolor tanto en reposo y como en actividad física.

Calambre muscular: se conoce también como el primer paso de una distensión o contractura muscular, es producido por un estado de fatiga del músculo ocasionado por alteraciones metabólicas o de sales minerales (sodio, potasio, calcio), o también cuando el músculo experimenta una contracción repentina (usualmente por la falta de calentamiento).

Distensión muscular: acá hablamos de un estiramiento muscular que excede los límites. Cuando esta distensión se produce varias veces en poco tiempo, se genera una contractura. Los síntomas no son muy evidentes ya que no existe dolor en reposo, sólo cuando se trabaja el músculo afectado.

Algo que los deportistas aficionados no siempre toman en cuenta es que cualquier molestia al realizar ejercicio, sobre todo si se presenta en forma reiterada, puede significar un desgaste inadecuado de los músculos, ante ello es muy importante visitar un especialista y evitar que estas molestias pasen a ser un complejo y limitante problema crónico.

Importancia de la fisioterapia en tratamientos de lesiones musculares

kinesiologoSe sabe que uno de los principales problemas de nuestra sociedad es que mantenemos una vida altamente sedentaria, es decir que no se realiza mayor actividad física que la demandada por nuestra vida cotidiana. El deporte es una actividad que entrega muchos beneficios que pocas personas practican con frecuencia, exceptuando a los deportistas profesionales.

El cuerpo humano es bastante frágil y cualquier golpe puede provocar daños y, en casos más extremos, generar lesiones limitantes que son un problema en el desarrollo de nuestras actividades diarias. Una de las partes más expuestas del cuerpo, cuando practicamos deporte, son los músculos.

Dado que los músculos son estructuras contráctiles muy vascularizadas e inervadas, cuando se produce una rotura de fibras o rotura fibrilar, la persona siempre va a sentir un dolor muy aguda y fácilmente localizable. La gravedad de la lesión depende de muchos factores: localización de la lesión, tamaño y morfología de la rotura, edad de la persona, enfermedades preexistentes y estado de salud general del paciente.

El kinesiólogo, a través de la fisioterapia tiene como propósito el poner en práctica un tratamiento de ejercicios físicos que ayuden a la recuperación del músculo para que éste no realice más trabajo del recomendado, arriesgándose a una lesión crónica, pero tampoco se deje inmóvil ya que esto de igual manera puede generar un problema mayor.

La formación de kinesiólogo lo prepara para enfrentar cualquier tipo de problema que presente el sistema musculo-esquelético. Su trabajo se concentra en recuperar, dentro de lo que sea posible, la funcionalidad de los músculos del cuerpo. Sobre todo cuando se trata de un deportista frecuente o profesional, este tipo de lesiones son muy limitantes y prácticamente quedan de manos atadas.

Dependiendo de la gravedad de la lesión, una persona puede tardar entre 8 días y tres semanas en recuperarse de una lesión muscular. Para determinar la gravedad, el especialista debe hacer las pruebas necesarias y designar el tratamiento que mejor se adapte a la recuperación que el paciente requiere.