post

El deportista y su exposición a las lesiones más comunes

Un corredor, un futbolista o un gimnasta, poseen un elemento en común, que lamentablemente afecta a su rutina y puede llevarlo a varios días o semanas lejos de las canchas o las pistas atléticas. Un lesión puede cambiar completamente el rumbo de un deportista. Por esa razón, es muy importante que cuente con el mejor tratamiento por parte de los especialistas, como de los exámenes a realizarse, desde una radiografía hasta una resonancia magnética.

alemana_resonanciaLas lesiones que más experimenta un deportista y que pueden ser vistas hasta en vivo, son, por ejemplo, las fracturas óseas, que van desde pequeñas grietas, hasta llegar a romperse un hueso por la mitad. También son propensos a los desgarros musculares y los esguinces, donde la primera es una rotura de la fibra muscular, muy dolorosa y el segundo, es una lesión a los ligamentos o cuerdas que permiten los movimientos de las extremidades.

Los especialistas recomiendan que ojalá todas las personas realicen algún deporte, dado los beneficios que éste les trae a su organismo. Sin embargo, su práctica conlleva que el cuerpo pueda lesionarse si o si, dado el esfuerzo que uno aplica para llevar una rutina. Por ende, existen lesiones graves y menos graves, que se denominan crónicas y otras agudas.

De esta manera, dependiendo de la gravedad con la cual se vea afectado el individuo, será el tipo de tratamiento que deberá aplicar para la cura de aquel accidente. Lo principal es el reposo e inmovilizar la parte del cuerpo afectada.

Más lesiones típicas

A pesar de que existen lesiones típicas del área deportiva, siempre es bueno conocer aquellas que se producen por un tejido lesionado. Así ocurre con el esguince cervical, la tendinitis-tendinosis, la epicondilitis, osteopatía del pubis y el desgarro muscular. Cada una de ellas, es una lesión que afecta directamente a los tendones.

La primera de ellas, se produce generalmente en los accidentes de tránsito cuando existe un frenado brusco y la cabeza realiza aquel movimiento, que lesionan los ligamentos de las vértebras del cuello, que se visualiza también en aquellos deportes en gimnasia, automovilismo, motocicletas, entre otros.

En cada lesión de este tipo, es por una acción brusca o por repetición que afecta a los tenistas, jugadores de basketball y los de fútbol, debido principalmente al deporte que practican y la exigencia que requieren algunos movimientos en momentos clave de su práctica. Las cuales, con un tratamiento adecuado con medicamentos y preparar mejor los músculos antes de comenzar la práctica o el juego en cuestión.